TRANSLATOR / TRADUCTOR

REPRODUCTOR

    Seguidores

    viernes, 10 de diciembre de 2021

    "Tal día como hoy..." por Mahnuel Muñoz

     


    Tal día como hoy, en 1975, Elvis ofrecía un concierto en el Hotel Hilton de Las Vegas. El show daba comienzo en torno a las 22 00h y en principio debía ser uno más de los muchos recitales al uso en ese momento. Pero por fortuna para los felices asistentes-y para nosotros, que podemos escuchar esta interesante grabación hecha desde la audiencia-esa velada mostraría a un Presley particularmente inspirado e inmerso en su tarea de ofrecer un buen espectáculo. 

    Ya desde los primeros compases del concierto Elvis desprende una energía arrebatadora y unas tremendas ganas de pasarlo bien; después de la clásica apertura con "See See Rider", sorprende al público con "Can't Help Falling In Love", que, como es sabido, era la canción con la que el rey cerraba sus actuaciones. Los músicos también están perplejos y titubean durante la ejecución de la pieza, sin saber qué esperar de lo que está ocurriendo. La estupefacción debió ser aún mayor cuando a continuación suena el "Closing Vamp" con el que Elvis abandonaba siempre el escenario, y de hecho, el rey desapareció brevemente de la tarima para regresar bromeando acerca de que pensaba que el concierto había terminado. El público rió y disfrutó de las ocurrencias y comentarios de Elvis, y el propio cantante parecía cómodo y relajado durante el evento. 

    Durante los más de setenta minutos que se sucedieron, el rey ofreció un repertorio en el que, como de costumbre, se mezclaron clásicos de su cancionero con grabaciones recientes, estas últimas interpretadas con particular entrega. "And I Love You So" y "Fairytale", recogidas en su más reciente LP "Today" recibieron preciosas lecturas en voz e interpretación. "Polk Salad Annie" fue sazonada con especias picantes y mucho calor por parte de los "cocineros" de la banda, y los temas que Presley empleó para exhibir su potencia vocal y dramática, como "You Gave Me A Mountain", "Just Pretend", "How Great Thou Art" o "My Way" nos dejaron momentos memorables, en los que un Elvis fundido con la creación musical en directo se permitió el lujo de cortar varias veces un tema al comienzo hasta encontrarlo a su gusto, realizar inflexiones vocales insólitas, recrearse en reprises y hasta hacer pequeños duetos. Una verdadera delicia que el precario sonido de la grabación no puede ocultar. Disfrutad de ésta preciosa rareza en un rincón tranquilo y agradable, con unos auriculares, recibid al fin de semana con una sonrisa,y recordad que pase lo que pase, Elvis somos todos 🥰.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario