TRANSLATOR / TRADUCTOR

REPRODUCTOR

    Seguidores

    miércoles, 12 de enero de 2022

    "El 10 de enero de 1956..." Por Rosa García Mora

     


    El 10 de enero de 1956, Elvis realiza su primera sesión de grabación para su nueva discográfica, la RCA, en el estudio de Nashville. Entre las canciones que se grabaron ese día, estaba 'Heartbreak Hotel'


    La canción  fue compuesta por Mae Boren Axton y Tommy  Durden .

    Elvis y Mae eran, y siempre fueron, muy buenos amigos. Ella nos cuenta la historia de como fue la creación, en su mente y en su alma, de una de las canciones imprescindibles en la carrera artística de Elvis. Todo comenzó a raíz de que Tommy Durden, en una ocasión, le enseñó a Mae un recorte de periódico, en el cual había un artículo que hablaba del suicidio de un hombre de mediana edad, que tras despojarse de todos los documentos personales que pudieran identificarle, había escrito una nota antes de acabar con su vida: "Camino por una calle solitaria". La historia impactó tanto a Mae que le surgió la idea de escribir sobre un hotel, al final de la calle solitaria, donde los amantes de corazones rotos se sienten tan solos que podrían morir... Ella, que siempre mantuvo su gran amistad con Elvis, le había prometido que un día le conseguiría la canción del millón de ventas, y Mae supo desde el primer momento que con "Heartbreak Hotel" por fin la iba a conseguir, y estaba en lo cierto.


    Fue ella misma, junto con Durden, los que hicieron el acuerdo para que Elvis recibiera un tercio de los beneficios como compositor,  en contra de la creencia de que fue el coronel el que se los exigió. Esto significó que todas las ganancias, de aquí al futuro, se dividirían entre Mae, Durden y Elvis. 


    El single "Heartbreak Hotel" saldría publicado el 27 de enero de 1956, con "I Was The One" en la cara B y vendió en dos meses un millón de copias, tal como Mae le había prometido a Elvis, que consiguió así su disco de oro y su número 1 en los hits.

    Elvis, a su vez, le prometió que su canción sería la primera  que se lanzaría al mercado desde la RCA, y así fue.


    Comienza la canción con solo la voz de Elvis... después unas notas del piano de Floyd Cramer, para dar paso al contrabajo de Billy. Un acompañamiento musical aparentemente sencillo, pero estremecedoramente grandioso. Un blues con una interpretación mágica, sorprendente y singular, yo diría inclasificable, que hace que puedas sentir el corazón roto, sentirte solo

    en la penumbra de la calle y en la desesperación del hotel, viendo al recepcionista vestido de negro, imaginando el final de aquella solitaria calle, que solo conduce a la más absoluta oscuridad y desolación... Una canción que sigue dejando una profunda huella y un hondo escalofrio en nosotros cada vez que la escuchamos.


    https://youtu.be/QU5dtQQ5Wb4

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario