TRANSLATOR / TRADUCTOR

REPRODUCTOR 2

INFO:

Pulsa el Play del reproductor y siente al Rey las 24h, los 365 días del año!!

Seguidores

COLABORA CON ELVIS RADIO 24h

DONACIONES (PAYPAL) Ayuda para el mantenimiento de esta Radio 24h dedicada a Elvis Presley. Cualquier aporte será bienvenido y de agradecer.

miércoles, 12 de enero de 2022

"El 10 de enero de 1956..." Por Rosa García Mora

 


El 10 de enero de 1956, Elvis realiza su primera sesión de grabación para su nueva discográfica, la RCA, en el estudio de Nashville. Entre las canciones que se grabaron ese día, estaba 'Heartbreak Hotel'


La canción  fue compuesta por Mae Boren Axton y Tommy  Durden .

Elvis y Mae eran, y siempre fueron, muy buenos amigos. Ella nos cuenta la historia de como fue la creación, en su mente y en su alma, de una de las canciones imprescindibles en la carrera artística de Elvis. Todo comenzó a raíz de que Tommy Durden, en una ocasión, le enseñó a Mae un recorte de periódico, en el cual había un artículo que hablaba del suicidio de un hombre de mediana edad, que tras despojarse de todos los documentos personales que pudieran identificarle, había escrito una nota antes de acabar con su vida: "Camino por una calle solitaria". La historia impactó tanto a Mae que le surgió la idea de escribir sobre un hotel, al final de la calle solitaria, donde los amantes de corazones rotos se sienten tan solos que podrían morir... Ella, que siempre mantuvo su gran amistad con Elvis, le había prometido que un día le conseguiría la canción del millón de ventas, y Mae supo desde el primer momento que con "Heartbreak Hotel" por fin la iba a conseguir, y estaba en lo cierto.


Fue ella misma, junto con Durden, los que hicieron el acuerdo para que Elvis recibiera un tercio de los beneficios como compositor,  en contra de la creencia de que fue el coronel el que se los exigió. Esto significó que todas las ganancias, de aquí al futuro, se dividirían entre Mae, Durden y Elvis. 


El single "Heartbreak Hotel" saldría publicado el 27 de enero de 1956, con "I Was The One" en la cara B y vendió en dos meses un millón de copias, tal como Mae le había prometido a Elvis, que consiguió así su disco de oro y su número 1 en los hits.

Elvis, a su vez, le prometió que su canción sería la primera  que se lanzaría al mercado desde la RCA, y así fue.


Comienza la canción con solo la voz de Elvis... después unas notas del piano de Floyd Cramer, para dar paso al contrabajo de Billy. Un acompañamiento musical aparentemente sencillo, pero estremecedoramente grandioso. Un blues con una interpretación mágica, sorprendente y singular, yo diría inclasificable, que hace que puedas sentir el corazón roto, sentirte solo

en la penumbra de la calle y en la desesperación del hotel, viendo al recepcionista vestido de negro, imaginando el final de aquella solitaria calle, que solo conduce a la más absoluta oscuridad y desolación... Una canción que sigue dejando una profunda huella y un hondo escalofrio en nosotros cada vez que la escuchamos.


https://youtu.be/QU5dtQQ5Wb4

martes, 11 de enero de 2022

"Era el coche más hermoso que había visto...." Por Rosa García Mora

 


"Era el coche más hermoso que había visto en mi vida, el día que lo compré lo estacioné afuera en mi hotel y me quedé despierto toda la noche simplemente mirándolo"

 Elvis Presley.


Elvis compró su primer coche apenas comenzó a despegar su carrera artística, en un concesionario de coches usados. Allí, se enamoró por completo de un Cadillac rosado con el techo blanco, que tenían a la venta, y esa compra marcaría el inicio de una gran obsesión y pasión por los coches, aunque siempre le habían encantado y su sueño siempre fue tener un hermoso y elegante automovil.


A principios de marzo de 1955, Elvis adquirió este primer Cadillac rosado de 1954. Era rosa y blanco, y fue el que usaron como medio de transporte Elvis, Scotty y Billy, durante unos tres meses para desplazarse en sus giras de conciertos. Pero el día 7 de junio de 1955 después de dar un show en Hope, Arkansas, en el Fair Park Coliseum, Elvis se dirigía a Texarkana con una joven del pueblo, mientras Billy y Scotty viajaban en otro coche con unos amigos

Y desafortunadamente, a medio camino, el Cadillac rosa y blanco de Elvis se prendió fuego y quedó totalmente calcinado, cuando un revestimiento del freno salió ardiendo, en la carretera entre Hope y Texarkana. Elvis quedó desolado.


El 7 de julio de 1955, Elvis compró su segundo Cadillac, un nuevo Cadillac Fleetwood Serie 60 de 1955. Era de un bonito color azul con techo negro, para reemplazar el Cadillac que se quemó. Con gran ilusión, hizo que su vecino pintara el automóvil y que diseñá un color rosa muy especial para él. Lo hizo llamar 'Elvis Rose'. Este fue el coche que Elvis le regaló a su madre. Gladys siempre diría orgullosa que "éste era su coche", aunque ella jamás tuviera carnet de conducir.

El techo del coche posteriormente sería pintado de nuevo, de color blanco, tras otro accidente que los chicos tuvieron durante las giras.


El resto de Cadillac y coches que Elvis tuvo y compró a lo largo de su vida sería historia... El nombre de Elvis siempre irá unido a esta legendaria marca de coches...

lunes, 10 de enero de 2022

"Ufff, estoy demasiado asustado para estallar" por Rosa García Mora

 


“Ufff!!. Estoy demasiado asustado, para estallar"


Aunque el joven Elvis, de 21 años, no lo hubiera admitido, se podía sentir en él y escuchar en su voz. Tal vez por las luces brillantes o por las altas horas de la madrugada en la Ciudad del Pecado. Quizás fue por haber estado las últimas dos semanas trabajando para tratar de ganarse a un público tan educado como escéptico y aturdido.

Lo cierto es que esto no era lo que Elvis esperaba un par de semanas antes, el día 23 de abril de 1956, cuando hizo su debut en Las Vegas en el Venus Room del New Frontier.


El coronel Parker había conseguido un contrato para Elvis, Scotty Moore, Bill Black y DJ Fontana, para un compromiso de dos semanas en el hotel New Frontier de las Vegas.

Pero las Vegas, en 1956, aún no estaba preparada para Elvis.

Esa maniobra de Parker, aún a día de hoy, todavía se considera uno de sus grandes pasos en falso, aunque, en realidad, formaba parte de un plan más complejo.


DJ Fontana dijo: 'No creo que la gente estuviera lista para Elvis. Trabajamos con la Orquesta de Freddie Martin y allí estábamos nosotros haciendo todo ese ruido. Probamos todo lo que sabíamos. Por lo general, Elvis podía poner al público de su lado. No funcionó esa vez.."


Parker quería probar un nuevo rumbo para su pupilo y lo intentó con un público clásico, más conservador, más maduro y por ello decidió programar estas actuaciones en las Vegas. Pero la gente estaba acostumbrada a algo que nada tenía que ver con lo que Elvis tenía que ofrecer. Elvis era frescura, energía en estado puro, llevaba dos años dejando un rastro de adolescentes frenéticas tras sus pasos, era una mezcla explosiva de sensualidad, Rhythm and Blues,

Gospel, Country...la génesis del Rock and Roll.

Desinhibido e innovador, iba contracorriente, rompiendo con todo lo convencional, con todas las normas clásicas musicales y culturales de la época. Ya lo dijo DJ Fontana "allí estábamos nosotros, haciendo todo ese ruido". Y quizás eso es lo único que oiría aquel público de las Vegas, ya que sus oídos aún no podían, ni estaban preparados para escuchar a Elvis.

Las Vegas, se nutría musicalmente de sus Big Band, los espectáculos de Frank Sinatra, Dean Martín... y un estilo de música en la línea de la cultura musical más clásica. Un público que estaba más interesado en el glamour y en la sala de juegos de al lado, que en "el ruido" que hacían estos chicos.

Ese pequeño fracaso de Elvis, en el fondo, solo era una muestra más de que aquella audiencia adulta, glamurosa y adinerada, no estaba por la labor de lo que Elvis ofrecía. Era nada más y nada menos que una sociedad aferrándose a su estatus y a su conservadurismo. Pero la sensación de decepción y fracaso permanecería en Elvis clavada como una espina que afortunadamente se pudo quitar años después.


Aún así, Elvis no quedó impasible ante la fascinación de las Vegas. Le gustaba mucho y prometió volver a esta ciudad, aún sin poder imaginar lo que esa ciudad le depararía en el futuro y como se convertiría para él en la ciudad que quedó asociada a su nombre para siempre, que le adoró, le admiró, y en la que Elvis dejó su huella imborrable.


Pero para ello debería esperar hasta 1969, para una vuelta triunfal y sin precedentes a los escenarios, en el Hotel International, para mostrarle al mundo que su fuerza encima de un escenario seguía intocable, y hacer que la Ciudad del Pecado cayera, está vez sí, rendida a sus pies, para siempre...

"Elvis Presley 87 aniversario" por Mahnuel Muñoz

 


Elvis Presley, 87 aniversario. 


Salió de un vientre que albergaba un gemelo nacido muerto, como si el destino le reservase la condición de unicidad que tuvo durante su vida y que sigue ostentando tras su desaparición física. 

Elvis Presley abrió los ojos en un mundo lleno de carencias y dificultades y desde la más tierna infancia la música fue su tabla de salvación. Con apenas dos años se sentía irresistiblemente atraído por el canto de los coros en la iglesia, y el paso sin retorno se produjo el día del undécimo cumpleaños, cuando su madre le regaló una guitarra en lugar de la bicicleta que Elvis quería.


Aprendió los primeros acordes de la mano de sus tíos Vester y Johnny y, sobre todo, el pastor de la iglesia de Tupelo, Frank Smith. Con esos primeros conocimientos, Elvis intervenía tocando y cantando en las secciones musicales de las misas y según contó el mismo pastor Smith, el futuro rey llamó bastante la atención de los feligreses, aunque por su introversión solía hacerse de rogar para salir a cantar. Esa timidez, casi enfermiza, le hizo pasar constantemente desapercibido a lo largo de su niñez y adolescencia; nadie podía imaginar que el alma de ese muchacho estaba siendo invadida y transformada por la música, que avivó el tizón de sus sueños y le convertiría en uno de los hombres más observados y fotografiados de la historia. En rincones apartados del resto de mundo, Elvis practicaba, imaginándose poseedor del éxito y la prosperidad de sus ídolos aunque, a buen seguro, ni sus más locos sueños se acercaron remotamente a la realidad que le esperaba. 


Llevaba su guitarra a la escuela para tocar y cantar en la hora del almuerzo ante el deleite de algunos de sus compañeros y el desprecio de otros; algunos mediocres desaprensivos le cortaron las cuerdas de la guitarra, pero sus amigos más cercanos hicieron de inmediato una colecta para comprarle unas cuerdas nuevas. Cuando Elvis partió con su familia hacia Memphis siguió encontrándose con la incomprensión de quienes no toleraban la diferencia, pero nada hizo mella en su determinación para trabajar en el cumplimiento de sus aspiraciones, ni siquiera cuando su profesora de música en el octavo curso le dijo que no sabía cantar; Elvis argumentó que era ella la que no entendía su estilo. 


Siempre que le era posible, Elvis pasaba ante el escaparate de la sastrería Lansky's para imaginarse ataviado con tan elegantes prendas, y visitaba la tienda de discos Charlie's para perderse en los placeres sensoriales, escuchando la música más palpitante del momento y tocando con sus dedos inquietos las fundas de los discos a la venta. La química hacía el resto y, mientras tarareaba algún éxito y su nariz se veía invadida por el olor mezcla de polvo, papel, vinilo y refrescos azucarados, bajo sus párpados se veía al volante de un enorme Cadillac; soñaba, en pocas palabras, con ser Elvis Presley. Y la llave que arrancaría ese Cadillac, la que abriría las puertas de Graceland, la que franquearía las barreras físicas, culturales y espirituales que separaban a los hombres, la que le daría libre acceso a los corazones de millones de seres humanos de toda clase, raza, sexo y condición, estaba muy cerca, entre las cuatro paredes de las humildes instalaciones del número 706 de Union Avenue.


#elviseveryone